A partir del artículo de Nardi puedo hacer una primera aproximación a tres enfoques que estudian los procesos de enseñanza-aprendizaje desde el estudio de los contextos: el modelo de la acción situada, la teoría de la actividad y la teoría de la cognición distribuida. Las tres ponen de manifiesto que el agente aprende dentro de un contexto, donde se la interrelación entre individuos, artefactos y grupos sociales, lo que hace posible ese aprendizaje. Cómo se entienda esa interrelación es lo que diferenciará estos enfoques.

Según Nardi,  Lave y Schuman serían exponentes de este modelo. La acción situacional centra su análisis en la situación minuto a minuto. Lo importante es observar las interrelaciones segundo a segundo de los actores dentro de un entorno particular y concreto. Lo que realmente interesa no son tanto las personas o el entorno sino la interrelación que se da entre ellos. Es el propio entorno quien produce la actividad humana, y ésta tiene una naturaleza improvisada. Los individuos improvisan las soluciones en el momento que se encuentra ante la situación, las respuestas se entienden como soluciones creativas a situaciones únicas. La actividad se estructura en la inmediatez de la propia situación y no con antelación a ella. Las acciones tienen carácter emergente y contingente. Por lo que dentro de este enfoque no cabe explicar la actividad humana como fruto de planes preestablecidos, ni como resoluciones racionales. Es la situación en curso la que dirige el flujo de las acciones y no la reflexión, es la reacción del sujeto al entorno lo que determina la acción, por lo que no cabe hablar de metas de la acción. Las actividades no pueden distinguirse entre sí por sus metas u objetivos, éstos son post hoc. Cada actividad está constituida únicamente por la confluencia de factores particulares que se unen para formar una situación.

El analista concentrará su atención en observar el comportamiento observable, que puede ser reproducido por video u otro medio, y se tratará de ver qué acciones u operaciones realiza el sujeto (respuesta) ante diferentes situaciones (estímulo). No se prestará atención a lo que los sujetos piensas que están haciendo, por lo que entrevistas, explicaciones del sujeto no serán tenidas como relevantes.

En este enfoque no hay un intento de catalogar y predecir las reacciones pues la actividad sólo puede conocerse en la medida que se realiza in situ.

El análisis llevará a descripciones detalladas de las actividades particulares de los sujetos y que no es probable que se repitan en otros contextos, por lo que la comparación entre tareas y actividades se hace difícil y el trabajo comparativo para buscar patrones de actuación se hace imposible. Esta teoría presenta a los actores como agentes reactivos ante las situaciones en vez de cómo actores conscientes con planes de acción.

Con posterioridad Schuman y Trigg en la medida que se interesen por el diseño de la tecnología desde la acción situada incorporarán conceptos como el de “prácticas rutinarias” y “competencias rutinarias” para tratar de explicar determinadas regularidades observadas dentro de los ricos episodios particulares. Estas rutinas vienen a suponer planes y/o motivaciones en el comportamiento, lo cual entra en contradicción con el carácter emergente y contingente de la acción.

Desde esta posición se hace difícil generalizar e ir más allá de lo contingente, pero destacar de ella que se centra en lo concreto, en lo real, en la actividad cotidiana como punto de análisis.

El hecho que no considere los aspectos subjetivos o intencionales de los agentes la sitúa me hace ver a este enfoque demasiado reduccionista, puede ser cierto que parte de las soluciones surjan en el mismo proceso de la actividad, pero no considero que la experiencia, la reflexión, la racionalización sean algo que no cuenten para nada a la hora de afrontar una acción en una situación dada, somos seres históricos y por tanto la experiencia y la reflexión nos conforman de alguna manera, aunque con ello tampoco estoy afirmando que toda nuestra acción sea fruto de la reflexión.

A modo de apunte señalo que creo interesante el profundizar en como se desarrollan las comunidades de prácticas para entender mejor este modelo.

Referencias.

Nardi, B. (1992). Studying context: A comparison of activity theory, situated action models and distributed cognition. Proceedings East-West Conference on Human-Computer Interaction. August 4–8, St. Petersburg, Russia. Pp. 352–359. En  http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.128.3490&rep=rep1&type=pdf