La enseñanza situada destaca la importancia de la actividad y el contexto para el aprendizaje. Considera el aprendizaje escolar como un proceso de enculturación por el que los estudiantes se integran de manera gradual en una comunidad de prácticas sociales.

Así, pues, para la enseñanza situada aprender y hacer son acciones inseparables, por lo que los alumnos han de aprender haciendo dentro del contexto pertinente. Según Díaz Barriga la cognición situada es una de las tendencias más representativas no sólo de la enseñanza situada sino dentro del enfoque sociocultural.

Diferentes formas de Enseñanza situada.

Según Daniels (2003), citado por Díaz Barriga, los modelos de enseñanza situada recuperan diversos postulados de la corriente sociohistórica y de la teoría de la actividad, a la vez que propuestas socioculturales referidas a modelos de construcción del conocimiento, que el autor llama “modelo del equipo de investigación científica” y “modelo del aprendizaje artesanal”.

Según Díaz Barriga (2003) el enfoque de la enseñanza situada se basa en modelos de instrucción derivados de los estudios en cognición y aprendizaje situado. La autora destaca, dentro de la visión sociocultural, los siguientes enfoques de enseñanza situada:

  • Aprendizaje cognitivo (cognitive apprenticeship).- Rogoff (1993)
  • Participación periférica legítima.- Lave y Wenger (1991).
  • La enseñanza recíproca.- Palincsar y Brown (1984).
  • La construcción colaborativa del conocimiento, las comunidades de aprendizaje y la alfabetización tecnológica.- Scardamalia y Bereiter (1991), Daniels (2003).

Aprendizaje experiencial de Dewey.

Además de esos enfoques Díaz Barriga señala otro enfoque de enseñanza situada que no se englobaría dentro de la visión sociocultural sino de lo que llama movimiento de educación progresista y democrática, a saber: “el aprendizaje experiencial” de John Dewey.

Para Dewey “toda auténtica educación se efectúa mediante la experiencia”. Entiende que una situación educativa es el resultado de la interacción entre las condiciones objetivas del medio social y las características internas del sujeto que aprende.

El aprendizaje experiencial es activo y genera cambios en la persona y el entorno, no sólo afecta al individuo que aprende sino que transforma los ambientes físicos y sociales donde se da.

Este aprendizaje pone el énfasis en una educación que desarrolle: las capacidades reflexivas y el pensamiento, el deseo de seguir aprendiendo, y los ideales democráticos y humanitarios.

Estrategias de aprendizaje significativo centradas en el aprendizaje experiencial y situado.

Por estrategias de enseñanza hay que entender “los procedimientos que el profesor utiliza de manera flexible, adaptativa, autorregulada y reflexiva para promover el logro de aprendizajes significativos en los alumnos”. (Díaz Barriga 2003).

Díaz Barriga (2003) no presenta algunas de las estrategias de enseñanza centradas en el aprendizaje experiencial y situado. Y nos remite a Díaz Barriga y Hernández (1999) para profundizar en las estrategias de enseñanza-aprendizaje a partir del discurso y del texto.

Según la autora todas estas estrategias tienen en común:

  • Enfocan la construcción del conocimiento en contexto reales.
  • Enfocan el desarrollo de las capacidades reflexivas, críticas y el pensamiento de alto nivel.
  • Se enfocan hacia la participación en prácticas sociales auténticas de la comunidad.

Las estrategias son las siguientes:

  • Aprendizaje centrado en la solución de problemas auténticos.
  • Análisis de casos.
  • Método de proyectos.
  • Prácticas situadas o aprendizajes in situ en escenarios reales.
  • Aprendizaje en el servicio (service learning).
  • Trabajo en equipos colaborativos.
  • Ejercicios, demostraciones y simulaciones situadas.
  • (NTIC) Aprendizaje mediado por las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Respecto a estas estrategias cabe señalar dos cosas:

1.- Algunas de estas estrategias han sido desarrolladas hace décadas, como por ejemplo la enseñanza experiencial, el método de proyectos y el análisis de casos. Sin embargo ahora están siendo reconceptualizadas desde la perspectiva situada y sociocultural.

2.- Varias de estas estrategias pueden combinarse en la práctica e incluso encontrarse integradas. Por ejemplo McKeachie (1999) bajo el nombre “aprendizaje experiencial” engloba el aprendizaje basado en servicios, el internador (intership), el trabajo colaborativo, la participación del estudiante en tareas de investigación auténticas.

Diferentes nombres para la cognición situada.

Lo que Díaz Barriga ha presentado como formas de enseñanza situada otros autores lo presentan como diferentes formas de cognición situada, así por ejemplo Hendricks (2001), citado por Díaz Barriga,  dice que la cognición situada asume diferentes formas y nombres:

  • Aprendizaje situado
  • Participación periférica legítima.
  • Aprendizaje cognitivo (cognitive apprenticeship)
  • Aprendizaje artesanal.

Valoración.

Da la impresión de que hay un pequeño maremágnum de nombres en lo que hace referencia a las diferentes formas enseñanza situada, estrategias de aprendizaje e incluso a la hora de considerar lo que es la cognición situada. Lo importante no es tanto la estrategia que utilicemos sino el enfoque que le demos a esa estrategia, como hemos visto algunas de esas estrategias se utilizaban dentro de contextos previos al enfoque sociocultural. Si queremos trabajar desde un enfoque situado, lo importante no es cual estrategia utilicemos sino que consideremos que el conocimiento es parte y producto de la actividad, el contexto y la cultura en que se desarrolla y utiliza, que éste no puede abstraerse de las situaciones en que se aprende y se emplea, y que es a través de la interrelación en actividades conjuntas que los agentes educativos que van a producir cambios en las formas de comprensión y participación de los sujetos.  Si tenemos esto presente, y además cuidamos que el aprendizaje sea significativo,  podremos utilizar cualquier estrategia de aprendizaje para diseñar un proceso instruccional situado. Lo importante no es tanto que estrategias usemos sino cómo la usemos.

Referencias:

Daniels, H. (2003). Vygotsky y la pedagogía. Barcelona. Paidós.

Díaz Barriga y Hernández (1999). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista. México. McGraw Hill. En http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/biblioteca/articulos/pdf/estrate.pdf

Díaz Barriga, F. (2003). Cognición situada y estrategias para el aprendizaje significativo. Revista Electrónica de investigación Educativa, 5 (2). En http://redie.ens.uabc-mx/vol5no2/contenido-arceo.html

Hendricks, Ch.(2001). Teaching causal reasoning though cognitive apprenticeship: What are results from situated learning?. The Journal of Edutaion research, 94 (5), 302-311.

Lave y Wenger (1991). Situated learning. Legitimate Peripherals participation. Cambridge: Cambridge University Press. En http://books.google.es/books?id=CAVIOrW3vYAC&dq=Lave+y+Wenger+(1991).+Situated+learning.+Legitimate+Peripherals+participation.+Cambridge:+Cambridge+University+Press.&printsec=frontcover&source=bn&hl=es&ei=a-grSo2gHdWrjAfHtODuCg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=4

McKeachie, W. J. (1999). Teaching tips. Strategies, research and theory for collage university teachers. Boston. MA. Houghton Mifflin.

Palincsar, A. S y Brown, A.L. (1984). Reciprocal teaching of comprensión-fostering and monitoring activities. Cognition and instruction, 1, 117-175.

Rogoff, B. (1993). Aprendices del pensamiento. El desarrollo cognitivo en el contexto social. Barcelona: Paidós.

Scardamalia, M y Bereiter, C. (1991). Higher levels of agency for children in knowledge building: a Challenger for the design of new knowledge medis. The Journal of the learning Sciences, 1, (1), 37-68.